Séptima parte: Pasión, muerte y resurrección

La última parte del evangelio de Mateo trata de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Este es el clímax del evangelio, y el punto al que lleva toda la narración anterior. Es el momento decisivo de la misión de Jesús y el fin de su vida terrenal durante su ministerio salvador. Jesús nació como rey en Belén (Mt 2,2), enseñó el programa del reino, envió a sus discípulos a vivirlo, habló de él en forma de parábolas, formó a sus discípulos para construir la comunidad de este reino e informó a sus discípulos de su segunda venida al final de los tiempos. Ahora ha llegado el momento en que el rey realice la salvación del mundo desde el trono de la cruz (Mt 27,37). De ahí la pregunta: ¿cómo podría ser el Jesús sufriente el esperado Cristo salvador? Esta creencia es un escándalo para los judíos y una locura para los paganos, pero, para los que se salvan, Jesús es el poder de Dios y su sabiduría (1 Cor 1,23-24).
Si leemos el libro de los Hechos de los apóstoles y las epístolas de Pablo, descubrimos que los discursos se centran en el hecho de que Cristo está muerto y ha resucitado. Este es el núcleo principal del kerigma apostólico, lo que los apóstoles anunciaron desde el principio. Este fue el primer relato evangélico, mucho antes del relato sobre las enseñanzas del Señor, sus milagros y su infancia. La mejor evidencia es la fuerte similitud entre los cuatro evangelios sobre estos eventos en la vida de Jesús, confirmando su realidad histórica. La vida entera de Jesús y el Antiguo Testamento adquieren un nuevo significado a la luz de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Estas etapas decisivas de la vida de Jesús son la clave de la lectura del evangelio, nos introducen en una nueva dinámica para descubrir el significado de los acontecimientos salvíficos que han ocurrido en la historia, para vivirlos en nuestra vida actual.
Para desarrollar el tema de la pasión, la muerte y la resurrección, hemos elegido algunos textos esenciales de los evangelios de Lucas y Juan, además del texto básico de Mateo. De los temas teológicos que surgen de los textos evangélicos trataremos los sacramentos del bautismo, el orden y la Eucaristía, el tema del ecumenismo, la liturgia de la Misa, así como el significado del sufrimiento, la muerte y la resurrección en nuestra vida actual. No podemos leer juntos todos los textos, pero nos gustaría que los catecúmenos leyeran todo el evangelio y que resolvieran dudas.
Suponemos que la victoria de Cristo sobre la muerte es aceptada como la base sólida en la que los catecúmenos pueden apoyarse en su vida de fe. Entonces ya no se dejarán caer en la desesperación o en la pereza cuando tengan que enfrentarse a dificultades, enfermedades o fracasos. El bautismo en Cristo significa la muerte del «hombre viejo», del viejo Adán y del pecado original, y también significa la resurrección a una nueva vida, basada en el Cristo resucitado. El gran enemigo del hombre es la muerte; y Cristo la venció, a través de su infinito amor, transformando toda tentación de maldad en nuestras vidas en una experiencia de esperanza, a través de la cual glorificaremos a Dios y daremos testimonio de él ante nuestros hermanos.

Comparte esta página: elige plataforma